FUTURO

IMPERFECTO

La economía de la atención: "Somos menos felices y menos productivos que nunca porque somos adictos"

Vemos familias enteras pegadas al móvil y lo que está pasando es que cada uno está gestionando su propia adicción. Todo el mundo sabe que las tragaperras son malas, que la heroína es mala, pero con Twitter, con Slack, con Facebook, no lo saben, entre otras cosas, porque también se han convertido en herramientas de productividad.
Seguir leyendo

 

Distopías en el cine

El concepto de distopía es el tema central del presente artículo; este se abordará a través del género cyberpunk. En este sentido, se definirán los principales conceptos asociados a dicho fenómeno; además, se lo intentará comprender desde el marco historiográfico para visualizar con amplitud tales preocupaciones cinematográficas.
Seguir leyendo

 

¿A qué mundo de ficción le gustaría escapar?

Nuestro mundo, el mundo real, no se encuentra en su mejor momento. Es comprensible que se intensifique el deseo de refugiarnos en los mundos de la ficción. Solemos hacerlo leyendo libros, viendo películas o jugando a videojuegos, pero ¿y si de verdad pudiésemos mudarnos a uno de esos mundos que no existen? ¿Cuál elegiríamos para pasar el resto de nuestros días?
Seguir leyendo

 

Estudiar y crear el futuro

A diferencia del pasado, no podemos enviar exploradores en busca de evidencias en los restos arqueológicos o en los libros porque el futuro no existe. Nuestra mejor herramienta para indagar sobre la realidad, el método científico, resulta, en sentido estricto, inaplicable. Podemos formular hipótesis sobre lo que está por venir, pero no podemos diseñar experimentos que nos permitan refutar su validez hoy.
Seguir leyendo

 

Tecnofuturismo: la utopía del futuro del trabajo

Una nueva utopía debería ser posible bajo el signo de la revolución tecnológica. Cada salto de paradigma nos trae una nueva utopía, y con ella, una distopía, como la de Miguel de Unamuno en su novela de ciencia ficción Mecanópolis, en la que, al visitar una ciudad dominada por las máquinas, tiene una idea terrible, «la de que las máquinas aquellas tienen su alma, un alma mecánica, y que eran las máquinas mismas las que me compadecían».
Seguir leyendo