ADIOS

AL

PATRIARCADO

En torno al lugar de la mujer en The Handmaid’s Tale (Hulu, 2017)

“Por favor, no lo lamente. Por favor, haga algo”.
Con esas palabras, Offred, la protagonista de la serie televisiva The Handmaid’s Tale (Hulu, 2017) interpretada por Elisabeth Moss, encara la afligida respuesta de Mrs. Castillo, embajadora de México en visita diplomática a la República de Gilead. La embajadora, estupefacta tras escuchar la brutal y aterradora confesión de la criada sobre sus verdaderas condiciones de vida como prisionera y esclava sexual, le negará su ayuda: el objetivo real de su visita es importar criadas fértiles que, como en Gilead, consigan en México traer niños al mundo. Solo su asistente, Mr. Flores, tenderá una mano a Offred dándole, secreta y apresuradamente, noticias de su marido Luke, al que ella creía muerto tras su intento frustrado de huir a Canadá con Hannah, la hija de ambos.
Seguir leyendo

 

Salir a correr, un privilegio solo para algunas mujeres

Una práctica tan habitual en muchos países es excepcional en otros. En India, la seguridad en las ciudades y el tradicional reparto de tareas son grandes obstáculos para la presencia femenina en calles y carreras. Varias iniciativas ciudadanas intentan cambiarlo
Seguir leyendo

 

Vampiresas y licántropas

La peor pesadilla del machirulo ya no es la mujer sexualmente activa, sino la profesionalmente competitiva. Competitiva en ambos sentidos del término, es decir, combativa y competente. Los machos cavernarios pueden soportar que una colega sea competente si es sumisa, e incluso pueden soportar que sea combativa si es mediocre; pero una mujer a la vez combativa y competente —una mujer que lucha y triunfa— es demasiado para la endeble autoestima del «sexo fuerte».
Seguir leyendo

 


 

Cuando ella es mayor que él en la pareja

Cuando en 2017 Donald y Melania Trump visitaron París y se reunieron con Emmanuel y Brigitte Macron, el presidente de Estados Unidos llenó titulares por comentarle a su homólogo francés que la primera dama francesa estaba "en muy buena forma física" y que era "preciosa". La lectura de los comentarios fue universal: el presidente francés es 24 años más joven que su esposa, algo que no solo parece sorprender a Trump, sino que también ha hecho correr ríos de tinta desde que Macron se empezó a postular como un candidato con posibilidades de llegar a la presidencia. Se ha hablado mucho menos de que 24 años es lo que separa también a Donald y Melania Trump, quizá porque aunque la diferencia sigue siendo mucha, el orden es el habitual: él es el mayor.
Seguir leyendo